Ahorro energético en la calefacción de naves

La calefacción por techo radiante de Zehnder es un sistema óptimo de calefacción para naves que le permite ahorrar energía y que es idóneo para naves de grandes dimensiones, como gimnasios, pabellones deportivos, almacenes, naves de producción y de montaje, etc. Mediante el uso de este sistema de calefacción es posible ahorrar aproximadamente un 44% de energía.

Calefacción de naves mediante techo radiante

Calefacción de naves mediante sistemas de calefacción por aire

Calefacción de naves mediante techo radiante

Calefacción de naves mediante techo radiante

Calefacción de naves mediante sistemas de calefacción por aire

Calefacción de naves mediante sistemas de calefacción por aire

Los grandes espacios y las naves también pueden calentarse siguiendo el principio solar, sin que se produzcan remolinos. Los techos radiantes transmiten su calor por radiación. La ventaja reside en el efecto térmico directo sobre los cuerpos sin que sea necesario calentar ningún otro medio como el aire. 

En un sistema de calefacción por aire, los espacios se calientan bien directamente mediante un calefactor de gas o eléctrico o un quemador de aceite o de gas o bien mediante un sistema de agua caliente conectado a una caldera central. En este caso, el aire se calienta directa o indirectamente y se conduce hasta la estancia para aumentar la temperatura ambiente.

¿Cuánta energía es posible ahorrar utilizando techos radiantes Zehnder como sistema de calefacción en naves?

Uno de los motivos más importantes para elegir un sistema de climatización para naves es la eficiencia energética. En este caso, la calefacción por aire convencional presenta varias desventajas que resultan determinantes:

  • Las calefacciones por aire necesitan una elevada temperatura de impulsión.
  • El tiempo de reacción hasta alcanzar la temperatura ambiente deseada es de varias horas.
  • El aire caliente sube hacia arriba. El calor se acumula bajo del techo de la nave, donde no se necesita.

Al entrar en contacto con el techo de la nave (que está frío), en el caso de calefacciones por aire se produce una gran pérdida de calor.

La calefacción por techo radiante funciona según el principio del sol y, por tanto, transmite la mayor parte de su calor a través de la radiación. La radiación no se convierte en calor hasta que no alcanza las superficies como, p. ej., el suelo, las paredes, los objetos y las personas. La utilización de un techo radiante para la calefacción de naves ofrece las ventajas siguientes:

Variaciones de temperatura extremadamente pequeñas

Tiempo de respuesta en calefacción y refrigeración muy corto

Libre elección de la fuente de energía, también energías alternativas, bombas de calor, técnica de condensación o calor residual de procesos y, por tanto, un potencial de ahorro de más del 44% frente a otros sistemas de calefacción de naves.

Ventajas y beneficios

Con los techos radiantes es posible reducir los costes energéticos en más de un 40%.

Calefacción de naves mediante techo radiante

Calefacción de naves mediante techo radiante

Calefacción de naves mediante sistemas de calefacción por aire

Calefacción de naves mediante sistemas de calefacción por aire

Ya en la comparativa directa entre sistemas por aire convencionales y sistemas por radiación se aprecia claramente un gran ahorro energético.

En comparación con otros sistemas, Zehnder ZBN consigue un ahorro energético del 44,5%.

 

El ambiente interior de la vivienda afecta mucho el bienestar general.

Los techos radiantes no provocan corrientes de aire y, por consiguiente, no mueven el polvo.