Calefacción por techo radiante mediante placas

Cuando se utilizan como sistema de calefacción, por las placas radiantes del techo fluye agua caliente que las calienta, tras lo cual transmiten gran parte de esta energía al ambiente en forma de radiación infrarroja.

Dado que la energía no se transforma en calor hasta que no entra en contacto con el cuerpo humano o con objetos y, al contrario que en el caso de la calefacción por convención, no tienen que calentar todo el aire que se encuentra dentro de la habitación, pueden trabajar con bajas temperaturas de impulsión.

Así pues, la calefacción por techo radiante es una solución energéticamente eficiente para calentar grandes volúmenes y naves. Es posible lograr un ahorro energético de más del 40% en comparación con sistemas de calefacción convencionales. Además, el calor directo y uniformemente repartido gracias a la radiación, comparable con el principio de una estufa cerámica, es percibido por las personas como muy agradable.