• Sin pérdida de calor puesto que el aire extraído de la cocina es conducido siempre a través del intercambiador de calor
  • Sin depresión en el edificio, el sistema proporciona también el aire de entrada
  • Silencioso gracias al funcionamiento sin motor